Buscar

lunes, 28 de junio de 2010

Segundo Tema: El Pecado

Y sus consecuencias

TEMAS PARA LA RENOVACION DEL SACRAMENTO DEL BAUTISMO



“Todos han pecado y están privados de la Gloria de Dios” Romanos 1, 23

Dios creó al hombre en estado de amistad con Él para que disfrutara su amor, pero el hombre engañado y seducido por el maligno abusó de su libertad dándole la espalda a su Creador, queriendo alcanzar su realización al margen de Dios.

“Si comes de este árbol encontrarás la muerte” –le había dicho Dios.

“No te creas de eso, al contrario, serán como dioses” –le replicó el padre de la mentira, el seductor del mundo.

Creyéndole más al maligno, rechaza el hombre el árbol de la vida y prefiere alimentarse con el fruto del árbol del conocimiento, caminando con sus luces y sus fuerzas propias. Se cree autónomo.

Algo que llevas por dentro

Comió el hombre de ese fruto y se le abrieron los ojos y conoció… que estaba desnudo, despojado de los dones gratuitos y herido gravemente en su naturaleza.

Entonces se produce una profunda división en el hombre. Toda su vida, individual y colectiva se presenta como una lucha dramática entre el bien y el mal, entre la luz y las tinieblas… el ser humano mirando dentro de su corazón y contemplando su vida, se descubre inclinado hacia el mal y sumergido en múltiples males.

Experimenta el hombre que es incapaz de vencer por si mismo eficazmente los asaltos del mal y se siente cargado de cadenas.

“El salario del pecado es la muerte… “Romanos 6, 23"

”Soy carne, vendido al poder del pecado. No comprendo mi actuación, pues no hago lo que quiero, sino que hago lo que no quiero. Descubro que aún queriendo hacer el bien, es el mal el que se me presenta” Romanos 7, 14-23

Consecuencias del pecado

Al rehusar reconocer a Dios como su principio el hombre pierde la unión con su fin último y rompe toda armonía consigo mismo, con los demás hombres y con la creación.

Relaciones interpersonales inexistentes o falsas: Dañada gravemente nuestra capacidad de amar y ser amados: hogares destrozados, rotos, relaciones engañosas, interesadas o posesivas, soledad, incomprensión, desconfianza, agresividad.

La persona dañada y herida profundamente en su cuerpo y en su mente: Toda clase de enfermedades y dolencias, tanto mentales como físicas, desajustes y desequilibrio interior, temores, angustias, inseguridad, ansiedad, depresión, tensión, vida sin sentido. Muerte.

La sociedad corrompida: Individualismo, opresión, explotación, injusticia, violencia, guerras, esclavitud, violencia, guerras, colonialismo, imperialismo, desigualdades económicas y sociales, miseria y hambre, conflictos raciales, marginidad, manipulación de información y de educación, afán de poder y dominio.

El cosmos convertido en caos: Cataclismos, terremotos, inundaciones, sequías, maremotos (sunamis), clima trastornado.

¿Quién es el responsable?

Dios no es responsable de este mal, ni lo quiere, ni lo manda.

El responsable de este desorden es el hombre mismo, quien rechazando a Dios, prefirió la esclavitud de Satanás, provocando el caos, la enfermedad, el desequilibrio y la muerte.

“El mundo entero yace bajo el poder del Maligno” (1 Juan 5, 19)

Soluciones falsas:

Algunas legítimas como la ciencia y la técnica: Pero son parciales, superficiales, muchas veces sólo aparentes.

Huidas falsas: Hedonismo, erotismo, sexualismo desenfrenado, alcoholismo, drogadicción, activismo automatizante y deshumanizador.

Falsos mesianismos: Materialismo sin trascendencia, racionalismo sin fe, humanismo sin Dios, vanas promesas de paz como el yoga, meditación trascendental, filosofías orientales: Hinduismo (hare Krisna), budismo y sus creencias: Feng Shui, reencarnación, mantras, chacras, etc.

Idolos engañosos: Satanismo, brujería, esoterismo y ocultismo, poderes extrasensoriales, control mental, uso de ouija, fidencismo, culto a la Santa Muerte, Santería, falsos santos como el “niño Fidencio”, Pancho Villa. Magias de todos colores.

Superstición: Uso de fetiches, amuletos (pata de conejo, elefante, pirámides, herraduras, pencas de sábilas, huevos, cuarzos, etc.) Conocer el futuro al margen de Dios: Lecturas de cartas, tarot, mano, café. Curanderismo, astrología y horóscopos. Biorritmo. Cartas astrales. Barridas con huevo, con hierbas con piedras. (En una futura sección, abundaremos sobre cada uno)

Nos hemos alejado de la casa del Padre, hemos despilfarrado nuestra herencia y estamos bajo el poder del príncipe de este mundo que nos manda a cuidar puercos (Lucas 15, 11-35)

“Me dejaron a mí, Manantial de Aguas Vivas, para hacerse cisternas agrietadas que el agua no contienen”: (Jeremías, 2, 13)

Sólo Dios tiene la solución al problema del hombre, ya la la ha dado, y nos la ofrece a cada uno, ahí encontraremos la salvación. La solución de Dios es la única, porque sólo ésta es total, definitiva, radical y auténtica.

1 comentario:

Escribe tu comentario, comaparte lo que piensas: