Buscar

jueves, 25 de noviembre de 2010

Séptimo Tema: La Promesa del Padre

Objetivo: Presentar al Espíritu Santo, quien, al cambiarnos el corazón, nos capacita para vivir la vida nueva.

A.- La Promesa

Antes de su muerte Jesús dijo a sus discípulos unas palabras misteriosas:

“En verdad les digo, me conviene que yo me vaya, porque si no me voy, no vendría a ustedes el paráclito, pero si me voy, se los enviaré”. Juan 16, 7

Al resucitar Jesús, se apareció a sus discípulos dándoles la orden de no apartarse de Jerusalén, sino que esperaran la promesa del Padre de la que tanto ya les había hablado a lo largo de su ministerio.

“Yo voy a enviar sobre ustedes la promesa de mi Padre. Permanezcan en Jerusalem hasta que sean revestidos con la fuerza que viene de lo alto”. Lucas 24, 49


“Serán bautizados en el Espíritu Santo dentro de pocos días” Hechos 1, 5


“Recibirán la Fuerza del Espíritu Santo que vendrá sobre ustedes y serán mis testigos en Jerusalem, Judea, Samaria y hasta los confines de la Tierra”. Hechos 1, 8

Cuando Jesús hablaba de la venida del Espíritu Santo, la llamaba “la Promesa del Padre”. Se trataba por tanto de un compromiso de Dios con los hombres a través de Jesús.
Jesús había venido a traer una Nueva Vida, pero ésta no se podía vivir sin un Espíritu Nuevo y un Corazón Nuevo, si Dios no cumplía antes la Promesa hecha antes a través de los profetas Ezequiel y Jeremías.

“Yo les daré un solo corazón y les daré un Espíritu Nuevo, quitaré de su cuerpo el corazón de piedra y les daré un corazón de carne para que caminen según mis preceptos, observen mis normas y las pongan en práctica y así sean mi pueblo y yo sea su Dios”. Ezequiel 11, 19-20


“Esta será la alianza que yo pacté con la casa de Israel, después de aquellos días oráculo de Yahvéh- pondré mi ley en su interior y sobre sus corazones la escribiré: Yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo”. Jeremías 31, 33

El corazón del hombre sólo puede ser cambiado por Dios. Se necesita pues, la renovación interior del hombre por el Espíritu de Dios que lo transforme.

La novedad del evangelio no es Jesús dando una nueva ley, sino dándonos su Espíritu para que viva en nosotros: Gal 2, 20 Nos da de su Espíritu no sólo para que le conozcamos, sino para que podamos vivir su vida, siguiendo una conducta no según la carne, sino según el Espíritu.

Dios prometió su Espíritu no sólo para que se testificara con poder que Jesús había resucitado y estaba en la gloria del Padre, sino para activar su presencia salvífica en el seno de la Iglesia, y en el corazón de los creyentes haciendo vivir, amar, orar, servir a Cristo a través de cada uno.

La novedad del Evangelio no es una ley nueva, sino un Espíritu Nuevo que Jesús glorificado envía a los suyos para que puedan vivir la vida de Hijos de Dios. Jesús no sólo nos dio el derecho de podernos llamar hijos de Dios, sino que nos capacitó con su Espíritu, Espíritu de filiación divina, para que viviéramos como tales. (Rom 8, 15), (Gal 4, 6).

La obra de salvación no consiste nada más en ser perdonados de nuestros pecados, sino en la transformación de nuestro corazón en un corazón como el de Jesús. Toda letra, es decir, todo precepto exterior al hombre, incluso los preceptos del Nuevo Testamento, dice Santo Tomás de Aquino, es letra que mata. Pero la ley del Espíritu da vida, porque donde está el Espíritu, está ahí la libertad.

La nueva ley, ley del Espíritu, no es del Espíritu en cuanto que sea promulgada por El. Es del Espíritu porque el mismo Espíritu Santo es quien la lleva a cabo en nosotros. El es quien nos capacita para vivir la vida de fe, de amor y servicio de acuerdo a la voluntad divina.

Es decir, la única ley del creyente es la actividad del Espíritu Santo en él. Para el que vive en el Espíritu la única ley es la ley de la fe que da la vida. El no evita cosas malas porque están prohibidas por una ley, sino porque son malas en sí. No obra obligado o presionado por una ley exterior sino ante todo por un principio de Vida Nueva que lo lleva a evitar el mal porque es mal y a hacer el bien porque es bien.

(Psicología infantil… Una madre: Quisiera darles mi pensamiento)

El Espíritu viene a transformar el corazón del hombre. Así, el que actúa animado por el Espíritu lo hace en virtud de la propia exigencia del amor que habita en él y no por la fuerza de una imposición exterior. Es decir, el Espíritu le ha cambiado su corazón de piedra, endurecido por los apetitos de la carne, para que sepa discernir el bien y el mal y tener un dinamismo que lo capacite a realizar lo primero y evitar lo segundo.

La acción del Espíritu en el hombre lo hace cambiar todos sus apetitos, criterios y valores. Ya no sigue los deseos de la carne. El hombre espiritual, habitado por el Espíritu, desea, quiere y hace las obras del Espíritu.

Si vivimos según el Espíritu no daremos satisfacción a las obras de la carne.

“Pues la carne tiene apetencias contrarias al Espíritu y el Espíritu contrarias a la carne, como que son contrarias entre sí. Pero si son conducidos por el Espíritu, no están bajo la ley”. Gálatas 5, 17-18

¿Cuál es la diferencia entre alguien que vive según la carne y otro según el Espíritu? El primero es esclavo de las obras de la carne. Gálatas 5, 19-23
El que vive animado por el Espíritu de Cristo, no vive bajo la ley, porque ha crucificado todas las apetencias de la carne. Tiene los mismos sentimientos, criterios y valores de Cristo, porque tiene el mismo Espíritu de Cristo: El Espíritu Santo.

En este sentido podemos decir que la novedad del evangelio es el mismo Espíritu Santo que suscita en nosotros el querer y el obrar de acuerdo al pensamiento de Cristo. Filipenses 2, 13

Algunos se imaginan al hombre como una lámpara y el Espíritu Santo la corriente eléctrica que lo ilumina. Nada más falso que eso. El Espíritu Santo es una fuerza interior al hombre que lo cambia y transforma radicalmente. Es tal profundo al hombre mismo que llega a confundirse con el espíritu del hombre. Hay por ejemplo, muchos textos de las cartas de San Pablo en los que no es posible distinguir si está hablando del Espíritu o del espíritu. Así tan interior y radical es la presencia y la acción del Espíritu Santo en nosotros. El Espíritu de Cristo viene a ser nuestro espíritu.

Es una renovación tan profunda y total de la persona que san Pablo no encontró otra forma de expresar esta bellísima realidad sino diciendo que somos “creaturas nuevas”. (Gálatas 6, 15).

Hace dos mil años, Corinto era la ciudad más próspera del sur de Grecia, favorecida doblemente, este puerto privilegiado era sede de los juegos ítsmicos y la capital comercial de la Acaya. Sin embargo, su fama no le venía principalmente por ser “luz de toda Grecia”, como la llamó Cicerón, sino porque en este puerto cosmopolita se daban cita todas las depravaciones y degradaciones que el hombre pudiera conseguir.

De una manera especial destacaba la prostitución sagrada en su templo, dedicado a la diosa Afrodita en la cumbre de la acrópolis que ciertamente tenía mil sucursales extendidas por toda la ciudad.

Hasta en el vocabulario corriente de esa época existía el verbo “corintear” que significaba “caer en las peores perversiones de todos los órdenes”. Esta era la triste fama de Corinto: Corintear.

Además, cómo nos cuenta san Pablo en 1 Cor 6, 9-11 había multitud de impuros, idólatras, adúlteros, homosexuales, ladrones, borrachos, ávaros, ultrajadores y rapaces. Y San Pablo les dice a los cristianos:

“Tales fueron algunos de entre ustedes, pero han sido lavados, santificados y justificados en el Nombre del Señor Jesús, en el Espíritu de Nuestro Dios”. 1 Cor 6, 11

Por eso cuando los corintios aceptaron el evangelio y experimentaron la Nueva Vida, san Pablo les dijo:

“El que está en Cristo es una nueva creatura. Todo lo viejo ha pasado, un mundo nuevo ha llegado”. 2 Corintios 5, 17

Esta es la obra central de Espíritu Santo: Hacernos creaturas totalmente nuevas. El Espíritu Santo viene a cambiar al hombre. Haciéndolo a imagen y semejanza del mismo Cristo. Por tanto su acción no es accidental u opcional. Es absolutamente necesaria. Sin el Espíritu de Cristo, no le podemos pertenecer:

“El que no tiene el Espíritu de Cristo, ese mismo no es de Cristo”. (Rom 8, 9b)

El Espíritu Santo, antes de capacitarnos para cumplir un mandato, interioriza su ley, la escribe en nuestro corazón, es decir, nos hace querer y desear cumplir el bien que este precepto ordena. ¡Esta es la obra maravillosa del Espíritu Santo!

B.- El cumplimiento de la Promesa

No muchos días después de su resurrección, Jesús, lleno de Espíritu Santo, cumplió su promesa: Envió desde el cielo el torrente de su Espíritu sobre sus discípulos que estaban en oración con su madre María.

Cuenta el libro de los Hechos de los Apóstoles que…

“Llegado el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en un mismo lugar. De repente vino del cielo un ruido como de una ráfaga de viento impetuoso que llenó toda la casa donde se encontraban. Se les aparecieron unas lenguas como de fuego, que, dividiéndose, se posaron sobre cada uno de ellos. Quedaron todos llenos del Espíritu Santo y se pusieron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía expresarse”. Hechos 2, 1-4

Jesús siempre cumple lo que promete. Pasarán el cielo y la tierra pero Él jamás dejará de cumplir una de sus palabras. Como lo había prometido tantas veces a sus discípulos, envió desde el cielo al Espíritu Santo.

Pentecostés no fue otra cosa que Cristo Glorificado, lleno de Espíritu Santo, que abrió su corazón para derramar su Espíritu sobre los suyos y así transformarlos en nuevas creaturas. Pero tan abundante y generosa la donación del Espíritu Santo que el mismo Jesús le había llamado “Bautismo en el Espíritu”.

Bautismo significa inmersión, bautizar = sumergir. Estar totalmente inundado, lleno. Para los apóstoles cambiaron totalmente las cosas a raíz de su bautismo en el Espíritu Santo:

 a.- En verdad conocieron la persona y la misión de Jesús. Les testifico quién era Jesús y la verdadera dimensión salvífica para la que el Padre lo había enviado. Les enseñó el hondo significado de las palabras del Maestro. Los llevó hasta la verdad completa. Al conocimiento perfecto de la Verdad, de Cristo Jesús que es la verdad y la vida.

 b.- Transformó su corazón. Cambió su corazón de piedra por un corazón de carne, les dio el mismo corazón de Jesús. Comenzaron a tener los mismos intereses, sentimientos y criterios de Cristo. Ya Cristo vivía en ellos por medio de su Espíritu.

 c.- Jesús Centro de su vida. Ya no buscaban ser servidos; sino servir, ser amados, sino amar; ser comprendidos, sino comprender. Experimentaron la verdad de aquellas palabras de Jesús: “Hay mayor alegría en dar que en recibir”. Hechos 20, 35

 d.- Comenzaron a testificar con palabras poderosas. Pedro tomó la palabra en nombre de toda la comunidad y con un discurso de unos minutos convirtió a tres mil almas. Era la obra del Espíritu que había transformado a aquellos hombres. Comenzaron a experimentar una fuerza nueva. Fuerza de lo alto que les hacía hablar en otras lenguas, curar enfermos, resucitar muertos y toda clase de signos, prodigios y milagros que manifestaban palpablemente la presencia de Cristo Salvador en medio de ellos.

 e.- Otro fruto: El nacimiento de la Iglesia, de la comunidad de los creyentes en Jesús. El ES no sólo es el alma y el motor de la iglesia, Él es su creador. Sólo los que tienen al ES le pueden pertenecer, y es el Es el que la anima. La vida de armonía, amor, paz, comunión que reinaba entre los apóstoles, era de tal manera nueva y atractiva que invitaba a todos a vivirla también: “Mirad como se aman”, decían los paganos cuando veían a los cristianos llenos de amor en el Espíritu Santo.

No había entre ellos ningún necesitado porque nadie llamaba suyos los bienes materiales, sino que los ponía al servicio de los hermanos. Los bienes de este mundo se compartían y distribuían de una manera cristiana, o sea, sirviendo a los más necesitados. Hechos 2, 44

 f.-Glorificaban a Dios. Desde ese momento comenzaron a alabar y dar gracias a Dios siempre y por todo. Si los metían a la cárcel, cantaban salmos. Si los azotaban y perseguían daban gracias Dios. Si pasaban hambres alababan al Señor. Siempre estaban llenos del gozo del Espíritu Santo, aún en medio de las enfermedades y las tribulaciones. La gracia del Señor les bastaba. Todo lo consideraban basura en comparación del conocimiento y el amor del Señor Jesús.

4 comentarios:

Escribe tu comentario, comaparte lo que piensas: